Es momento de la puesta a punto de nuestra piscina para este verano.  Si realizas un mantenimiento anual de tu piscina,  sólo tendrás que limpiar todos sus accesorios y empezar a tratar el agua según su carencia en cloro, antialgas y reguladores del pH para que en unos días tu piscina esté en perfectas condiciones. En el mercado puedes encontrar una gran variedad de productos y marcas para tal fin; aconsejamos elegir marcas de calidad para más efectividad y para evitar gastos extra.

En el caso de no haber realizado la hibernación de tu piscina lo primero que tienes que tener en cuenta es la comprobación del local técnico o equipo de depuración: que no esté inundado por las lluvias, que todos sus componentes funcionan correctamente…etc.

Si el agua de la piscina tiene un exceso de residuos o no se ve el fondo, debes pasar el limpiafondos con la posición de la válvula selectora en modo desagüe para evitar que el filtro resulte obstruído. Después hay que añadir agua hasta llegar al menos a la mitad del skimmer.

Se debe hacer un análisis del pH y regularlo en caso de que no llegue al nivel de entre 7.2 y -7.6.

Si después de realizar la limpieza el agua tiene un tono verdoso, tendrás que realizar un tratamiento de choque con cloro en tabletas (según indicaciones del fabricante) en un flotador y filtrar el agua durante 24-28 horas. OJO: Nunca coloques directamente las pastillas de cloro en la cesta del skimmer, recuerda que es un producto abrasivo y puede «quemar» el skimmer.

Una vez controlada el agua de la piscina hay que hacer un lavado de filtro y poner la filtración entre 6 y 8 horas en función de los metros cúbicos de agua que tenga tu piscina.