Ahora que se acerca el invierno, pocos piensan en su piscina, y sin embargo, es cuando tenemos que estar muy atentos para asegurar su correcto mantenimiento para poder disfrutarla el verano que viene.

Existen varias técnicas para mantener una piscina limpia. Se puede vaciar, limpiar y después volver a llenar, o depurar el agua permanentemente, aunque estas dos posibilidades son bastante caras. Existe otro tipo de mantenimiento más barato y respetuoso con el medio ambiente, conocido como ‘Hibernación’ y su procedimiento es sencillo.

Aquí os dejamos algunos consejos para que llevéis a cabo un correcto mantenimiento de vuestra piscina:

1. Comprobar los sistemas de filtrado, que deben estar en perfecto estado.

2. Tratar el agua con cloro, también se puede usar bromo, y la cantidad tiene que ser inferior a la que usamos en verano (una media de 8h a la semana)

3. Prevención de algas: Es conveniente llevar a cabo un tratamiento desinfectante de cloro y alguicidas dos veces a lo largo del invierno, sobre todo si hay vegetación alrededor de la piscina. El primero se hace al terminar la temporada de verano, y el segundo por el mes de febrero más o menos.

4. El control del PH del agua tiene que mantener los valores entre el 7.2 y el 7.6 para evitar algas y que nuestra piel no sufra irritaciones.

5. Si la piscina tiene cubierta, el mantenimiento es más sencillo, pero la cubierta también necesita cuidados. Es necesario limpiarla de forma regular con los productos adecuados para evitar deterioros. Antes de ello, debemos aclarar la cubierta con agua para quitar el polvo.

6. A medida que vamos limpiando, debemos ir aclarando para que el producto de limpieza no se acumule. Al acabar, debemos secarla bien para no dejar marcas. Los mejores días para limpiar la cubierta son cuando no hay mucho sol.

7. Utilizar floculante para eliminar las partículas que enturbian el agua (algas, polvos, sales…) y son tan pequeñas que los filtros no pueden retenerlas. Este producto las aglutina hasta que son grandes y se pueden capturar en los filtros. Si estas partículas se depositan en el fondo, hay que eliminarlas con el limpiafondos.

8. Para evitar el moho en la cubierta durante la primavera, existe un tratamiento preventivo anti-moho que se puede aplicar en cualquier momento. Además, alarga el mantenimiento de la cubierta. En las zonas muy frías, es mejor vaciar la piscina. Si no lo hacemos, para evitar la presión del hielo, podemos colocar un objeto redondo que flote para que se mantenga en movimiento y así no se congele el agua.